♥ - Cara o Cruz


El destino ayuda a quien lo acepta
y arrastra a quienes se resisten.



-Quiero que dejes volar tu fantasía, quiero descubrir hasta donde llega tu atrevimiento.
-Quieres decir... que tengo carta blanca, sobre tu cuerpo?
-No, "listillo" quiero decir, que estoy "hartita" de escuchar lo mucho que me harías sentir, y luego todo queda en palabrerías...Su tono era provocador, ella lo sabía.
-Mira te propongo un juego... Tiraré una moneda al aire si sale cara ganas tú...Y tú decides donde vamos y que hacemos. Si sale cruz, seré yo la que decida que hago contigo esta noche, ¿vale?

Nuevamente volvieron a reír y con un gesto de aprobación dijo él:

-Venga lanza la moneda, pero recuerda si gano esta noche, mando yo, y tú harás todo lo que yo quiera.

La noche era perfecta, un manto de estrellas encima de ellos, era testigo de su juego.

-Entonces dijo ella, ¿estás de acuerdo?, si sale cara decido yo... si sale cruz, decides tu.

Volvieron a reír... ella pensó por un momento, en las ganas que tenía de besarlo, de que sus brazos le abrazaran, de notarlo pegadito a ella.

-Lanza la moneda al aire pesada...Dijo él, deseoso de ver lo que esa moneda dictaba.

La moneda algo pequeña para esa oscuridad de la noche, fue a caer debajo de aquel banco de piedra. El asomándose la recogió.

-Presiento que esta noche alguien ha perdido el juego.

No hubiera hecho falta ningún juego, para darse cuenta que el ganador se llevaba el mismo premio. La estancia era confortable... El deseo de pasar aquel momento juntos, era reciproco, estaba anunciado. Las caricias que compartían, eran una comunicación entre ellos, de sensaciones y sentimientos hacia la otra persona. Pero esas miradas mientras se acariciaban, esos piropos susurrantes, era todo un juego de placer, que provocaba en ella, suspiros y palabras entre cortadas al oído de él.

-No me gusta perder en el juego, pero reconozco que en esta ocasión no me importa pagarte tu premio.
-Ah ¿si?...pues esto acaba de empezar...Sus labios se juntaron mezclando sus sabores y por un momento, el tiempo se paro para ellos.

La apuesta era ella... y el premio se lo estaba cobrando. Tumbados en la cama, el encima de ella, recorriendo cada centímetro de su cuerpo, su rostro, sus manos, sus brazos. Su cuello, (su punto débil) y su pecho, todavía tapado por su blusa de color rosa. Sus manos se deslizaron por aquella prenda que le impedían tocar su piel, a continuación por su espalda, para desabrochar y dejar al desnudo todo su cuerpo.

 La acariciaba con una tranquilidad y suavidad que le hacía temblar y vibrar. Al mismo tiempo, estaba intensificando ese momento y mirándola a los ojos, él podía ver lo que le gustaba.
Mientras, las manos de ella se perdían por su espalda, por su pelo, por todo su cuerpo. Desvistiéndose el uno al otro, sin prisas, poco a poco... jugando al amor.

-Quiero oír de tus labios que me quieres, dijo él, mientras sus cuerpos eran uno.

La intensidad del placer, empezaba a invadirles aumentando a pasos agigantados. Con los ojos sin quitarlos de su mirada...
Al oído y bajito le responde;

-"No, no te lo diré".
-Yo he sido él ganador de este juego, y ahora que te tengo casi tocando él cielo quiero oírtelo decir.
-¿Casi tocando el cielo? vaya creído... mientras decía esto, un ¡Ay! se le escapaba... Sólo te lo diré si tú lo dices primero.

Las palabras brotaban entrecortadas, acompañadas de algún jadeo y de algún gemido. Sus caricias, sus besos, aumentaban a cada segundo y sus respiraciones anunciaban el final del juego del amor. Las palmas de sus manos se unieron en ese instante...
Justo en ese mismo momento de placer completo, de sus bocas salió un "te quiero", acompañado de sus nombres. La noche era oscura, la luna descansaba, no estaba presente...

-Buenos días preciosa.
-Buenos días cielo.

Al fondo de la habitación, una mesa decorada con un jarrón en el centro, de rosas, (casualmente la flor preferida de ella) y un desayuno completo, donde el zumo de naranja (colado sin pulpa), no podía faltar.

-¿Cara o cruz?
-Cara, dice él
-Pues yo elijo… MM....a ti, pega un saltito hacia su cuello y dice- cruz "que eres mi cruz"... Un castigo para mí.
-¿Por qué me dices eso?
-Por qué no te voy a dejar marchar nunca... ¿me escuchas?... NUNCA.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

No hay moneda que valga más en el mundo que la te acuñas en este relato... pues tiene valor en ambas caras... y encierra un premio... que no se compra con todo el oro del mundo...

¿Cara o cruz? ;)

Besitos amor

Ángel,

mientrasleo dijo...

Qué bonito, y qué final.
Desbordas sentimientos.
Besos

Gilberto Cervantes dijo...

Me ha gustado, y por momentos queria ser el apostador. Una noche perfecta, diria yo!

Besos y se feliz!

Lady Blue dijo...

Me encantó tu relato Shantal. Cara o cruz lo importante es atreverse a jugar. Te dejo un abrazo gigante linda!

azahar dijo...

hola,la verdad que si, que en elgunas canciones nos gusta la misma,yo lo mismo megusta las romanticas, que me gusta mago de oz,warcry,y alguna mas,
tu entrada esta divina escrita,
si no quieres que la tenga puesta, solo tienes que decirmelo que no pasa nada de verdad,
besosss

Simplicisimus dijo...

Me ha encantando y aunque intuyo el por qué, en esta ocasión me lo callo. Si no te importa, seguiré echando un vistazo.

Un saludo.

Tropiezos y trapecios dijo...

Me gustó tu relato, bañando la canción del siempre enorme Ricardo Arjona.

Casi podía sentir que yo era parte de ese "juego" en el que, aunque hubiera una moneda de por medio, nada estaba al azar, saliera lo que saliera iba a suceder lo mismo.

El amor no entiende de monedas :-)

En fin, un relato muy, muy sugerente.

Un abrazo.

Oski.

Lola dijo...

Hola, que escrito tan poético, cuantas cosas aquí dichas que solo son sueños, cuantas ganas de poder realizarlos. Me ha encantado. Un beso.

Marinel dijo...

Divertido el hecho de lanzar la moneda,aunque no creo que hubiese hecho falta...
Ambos se sentían ganadores.
Besos.

Dr.Mikel dijo...

Pués para el caso igual hubiese dado que la moneda estuviese trucada o tuviese ambas caras iguales.

Marycielo dijo...

y si la moneda no cae? queda parada sin mostrar las caras, seria un lugar o situacion interesante no crees?, muy buen poema acompañada de un excelente tema
PD:bello blogs volveré :)

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buen relato amiga,entre juegos anda el amor deseado y compartido.
Te dejo toda mi moneda, cara y cruz con ternura
Sor.Cecilia

Fibonacci dijo...

Me ha encantado...muy sensual y didactico...sigue jugando a ese juego, pero guardate alguna moneda que otra, pues algunas al tirarlas se pierden...un besote preciosa

Cristina dijo...

Hola mi querida amiga, tiene su encanto apostar al juego de amarse, precioso relato.
El video de Arjona espectacular! Te dejo un fuerte abrazo y te pido disculpas por la demora en pasar a comentar, pero ciertos problemas me han tenido ausente unos días de internet.

Anónimo dijo...

No me jugaria yo semejante desenlace con una moneda, tesoro demasiado preciado para apostar por el.....asi pues, me quedo con tu relato y con la fortuna de tener siempre el lado de la moneda que me permite leerte y mas....

Besos Luz....

sabores compartidos dijo...

Asi mola apostar, jeje siempre ganas.
Me encanta ese juego, espero que nunca se pierdan las monedas.
un besote

Yemaya dijo...

La vida es una apuesta constante, es una decisión a cada momento, que puede ser acertada o no, pero lo importante es elegir y asumir cada decisión, que de todo en esta vida se aprende, incluso de las deciciones equivocadas.
Me encanta tus escrito y tu video.
Besos y susurros muy dulces

Esteer dijo...

Precioso!! me encanta el video y el texto tan reflexivo!

besos, te sigo desde sonrisasdearcoiris.blogpsot.com

Agradezco mil tu visita!

Seo dijo...

algunos castigos son muy dulces :)


aun no sé yo si estoy para tanto amor jejejee

Conchi dijo...

Me encantó el relato Shantal, cala hondo y engancha de A a Z, un placer leerte, te mando un abrazo.

Verónica C. dijo...

No Shantal, un castigo no es!!!
Todo un premio más bien :)

Besos

Angeles dijo...

Me quedo con esta frase "el destino ayuda a quien lo acepta y arrastra a quiénes se resisten"

Mi abrazo

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Una circe, no dejarlo ir. Retener a tu Ulises. Un beso. carlos

alp dijo...

Lo de nunca...lo pongo en duda...un beso desde murcia...

Lunna dijo...

Castigo y premio igual de dulces cuando el deseo y la pasión es lo que esta en juego.

La complicidad es un dialogo que no necesita de palabras.

Disculpa mi tardanza en pasar a visitarte, he estado una temporada un poco perdida.

Besos.

Lunna.
P.D. Te he enlazado en mi blog, espero que no te moleste.